Publicaciones - Detalle

Categorías

Catálogos DVDs Libros Revistas


 
Jesús Marcos
Jesús Marcos volver
Autor/es: Jesús Marcos
2007 - Asunto Impreso
Precio: $50
Ver muestras relacionadas

Papel Ilustración.
92 páginas.
Tamaño 22 x 28 cm.

Texto de Malena Babino - Abril de 2007 (fragmento del prólogo)
Jesús Marcos ha realizado, hasta la fecha, una vasta producción, tanto en cantidad de obras, cuanto en diversidad de problemáticas abordadas. Desde sus comienzos en los años ’60, donde la fragmentación se filtra en su particular universo figurativo -no exento éste de resonancias orientadas hacia la construcción cubista, por un lado, y la vitalidad expresionista, por el otro-, hasta las obras más recientes, Marcos ha explorado y experimentado dentro de su interioridad para configurar una imagen posible de su propia visión del mundo.
En esa travesía ha pasado por las contaminaciones pop asumidas en su estadía en Nueva York, el interés por el surrealismo que lo aproxima también a la poesía, la introspección reflexiva y crítica de los años ’70 y la celebración de la pintura en los ’80 y ’90.

Observando su postura frente al arte, podemos advertir que nunca se ha planteado el ejercicio de la práctica artística como una carrera de superación de obstáculos, sino como un modo de comprender y expresar el mundo.
Este propósito lo alcanza mediante unos pocos, pero profundos interrogantes, o tal vez uno que los contiene a todos: la incertidumbre del hombre frente a un mundo inasible, complejo, multiforme y fascinante. Incluso también podría afirmarse que el desarrollo de su obra no transita una dirección que apunta hacia adelante, sino que practica obstinados retornos sobre sí mismo. De esta suerte, no resulta desacertado pensar que una constante barroca y vitalista merodea por entre sus trabajos, ya sean éstos recientes o lejanos.
Resultado también de esa actitud es su interés por el fragmento, que le permite demorarse lo necesario como para pensar y repensar si el tiempo que nos toca vivir puede entenderse en su dispersión o en su integridad. Con esta postura rehúye la idea de un mundo totalizador, poco operativa en nuestra contemporaneidad dado que este paradigma ya hace tiempo viene siendo cuestionado.
El uso del fragmento, como estrategia de representación, deja de ser un mero recurso de efecto plástico para asumir una semántica vinculada con el desmoronamiento del paradigma universalista y de las significaciones absolutas.

Con la pintura, el grabado, la cerámica o la escultura, Jesús Marcos procura recomponer el mapa de la realidad, o, más bien, presentar en su complejidad el mundo que nos rodea. De este modo, nos propone un mundo donde la realidad pareciera surgir, evocada mediante juegos de relaciones plásticas.
Sin embargo, a poco que interroguemos las imágenes con algo de suspicacia, podremos sospechar que, detrás de ellas, el artista pone en evidencia el complejo proceso que el pensamiento activa en el fenómeno de aprehensión de la realidad. En un breve pero sustancioso escrito para la presentación de la muestra que el artista realizó en la galería Soudan en 1993, ya Fermín Fèvre había advertido este juego entre pensamiento y representación a propósito de su obra, invalidando la inscripción de Marcos en la categoría de “realista” para acentuar el protagonismo del fenómeno de la percepción. ...


 
Diseño y programación: Clic Multimedia