Publicaciones - Detalle

Categorías

Catálogos DVDs Libros Revistas


 
Josef Sudek
Josef Sudek volver
Autor/es: curadores; Leila Makarius, Antonin Dufek, Jorge Cometti
2008 - Ediciones Lariviere
Precio: $50
Ver muestras relacionadas

Ficha técnica: Medida libro cerrado: 22x 24.70 cm./ Tapa blanda impresa blanco y negro. / 60 páginas /  Papel ilustración./ Reproducciones fotograficas blanco y negro / Encuadernación, cosido a hilo / Edición español / Textos Antonin Dufek.

´Cuando empecé a fotografiar mi ventana, durante la guerra, me di cuenta de que debajo de ella a menudo sucedía algo, algo que me interesaba cada vez más, algún objeto, una flor, una piedra, cosas que formaban una imagen independiente. La fotografía exige objetos banales, y a mi me encanta la vida de los objetos´. Josef Sudek

Una de las claves principales en la obra de Sudek, escribe     Antonín Dufek en el catálogo,   es su historia personal. (…) Vivió la vida a su manera, ostensiblemente indiferente a todo convencionalismo. Nunca tuvo un horario fijo de trabajo ni requirió muchos recursos para subsistir. Vivía sin teléfono y sin televisión, y con frecuencia intercambiaba sus fotografías por discos o cámaras fotográficas. Sus naturalezas muertas, composiciones con pan, cebolla, huevo, pera y manzana, muestran asimismo cuáles eran sus alimentos.
(…)la década de los cuarenta, Sudek experimentó una vivencia visual decisiva al encontrar en la casa de un editor un positivo de contacto que representaba una estatua gótica de la catedral de Chartres. A partir de aquel momento, bajo el impacto de esa impresión decidió no hacer más ampliaciones, sino solamente contactos. De forma gradual comenzó entonces a utilizar, mediante viejas cámaras de madera, grandes formatos de negativos, y llegó así hasta la dimensión de 30 x 40 cm. Después de la guerra, descubrió una cámara Kodak de fines del siglo XIX para el formato de 10 x 30 cm y se hizo famoso con tomas panorámicas de paisajes ciudadanos, parques, jardines, y de la naturaleza salvaje.
Esa vuelta a la técnica primitiva trajo consigo muchas dificultades y un gran esfuerzo físico. El hombre que podía accionar el disparador de las cámaras Leica con una sola mano, eligió algo tan absurdo que parecía haber perdido el juicio. (…) Todo ello le significó apartarse de la corriente dominante de la fotografía europea, lo que marcó su posición independiente respecto al diálogo con el pasado y el presente de las artes visuales. Cuanto más falta le hacía su mano, tanto mayor era la firmeza con la cual se afirmaba sobre sus pies.
(…)
Pero el gran tema de este fotógrafo, desde el comienzo hasta el fin de su obra, fue la luz. A lo largo de su trabajo solo cambió su cantidad. Según Jaroslav Seifert (4), Sudek “luchó con la luz como Jacobo con el ángel”. (…)
La luz desempeñó en la obra de Sudek un nuevo rol, se convirtió en un recurso para instalar la ilusión de la visión, de la percepción del mundo. Algo similar a la reanimación de las cosas que el fotógrafo arranca del tiempo y del espacio, de sus escondrijos. El modus operandi de Sudek es una de las posibilidades para que el medio fotográfico se encuentre a sí mismo. /  Antonín Dufek
 



 
Diseño y programación: Clic Multimedia